04-04-2022

¿ES LEGAL SORTEAR UN TRATAMIENTO MÉDICO?


En nuestro día a día, cada vez es más habitual encontrarnos con publicidad de toda índole a través de las numerosas redes sociales que están a nuestro alcance y, entre otras formas de publicidad, es cada vez más habitual encontrarnos con sorteos de productos, viajes o experiencias, entre otros. En este sentido, debemos preguntarnos, ¿Es legal sortear un tratamiento médico o quirúrgico?

La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) se ha pronunciado recientemente al respecto con motivo del sorteo de cirugía estética, promocionado en una conocida red social. Así, esta cuestión objeto de debate, entre diversas clínicas médico-estéticas y algunas sociedades de profesionales del ámbito sanitario, ha sido resuelta.

En este sentido, se considera que la práctica de este tipo de publicidad mediante sorteos o concursos, con el fin de captar nuevos clientes o fidelizar los ya existentes, desvirtúa completamente la naturaleza del acto médico. Esta no es otra que el conjunto de acciones que recibe un paciente, por parte de un profesional de la medicina, para prevenir, diagnosticar o tratar una patología o lesión. Siempre sin perjuicio de que nos hallemos ante un tratamiento de medicina curativa, o ante un tratamiento de medicina voluntaria o satisfactiva.

El hecho de sortear o someter a concurso un tratamiento médico, no solo desvirtúa el concepto de acto médico precitado, sino que es contrario a la deontología médica que rige en cualquier práctica encuadrada en el ámbito sanitario. Este asunto se encuentra regulado en el artículo 65.4 del Código de Deontología Médica, el cual dicta que “no es ético que el médico se preste a que sus servicios se ofrezcan como premio de concursos o promoción de negocios de cualquier índole”.

Esta polémica cuestión no ha sido únicamente rechazada por las diversas sociedades de profesionales sanitarios conforme a su falta de ética deontológica, sino que ha sido también denunciada conforme a la normativa aplicable al caso. Así, el Real Decreto Legislativo 1/2015, de 24 de julio, Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, especifica en su artículo 80.6 que “se prohíben las primas, obsequios, premios, concursos, bonificaciones o similares como métodos vinculados a la promoción o venta al público de estos medicamentos”. Por tanto, el sorteo o concurso de procedimientos médicos o quirúrgicos ligados a la utilización de productos sanitarios es totalmente contrario a la normativa vigente.

Si bien es cierto que este tipo de sorteos o concursos han promocionado, hasta el momento, únicamente tratamientos de carácter estético, los profesionales de este sector, como la precitada Sociedad Española de Medicina Estética, han tenido a bien recordar que la medicina estética es la práctica médico-quirúrgica que aplica las técnicas necesarias para la restauración, el mantenimiento y la promoción de la estética, la salud y el bienestar, instando a que no se desvirtúe o banalice este tipo de tratamientos, los cuales se encuentran encuadrados como una actividad médica especializada.

En resumen, son numerosos los profesionales que han criticado este tipo de prácticas, las cuales no son sólo contrarias a la ley y a la deontología aplicable al ámbito sanitario, sino que van en detrimento del propio paciente por cuanto se equipara el acto médico a cualquier otro producto material o experiencia ajena a la integridad y salud de las personas.

Mercedes Pérez

Abogada Ds Legal