01-04-2022

20.000€ POR OLVIDO DE MATERIAL DENTRO DEL PACIENTE TRAS INTERVENCIÓN


En la entrada de hoy analizaremos una Sentencia en la que se resuelve un hecho objeto de litigio que puede considerarse como “habitual” en la práctica médica. Se trata del olvido de un cuerpo extraño (concretamente una punta de broca de 6cm de longitud) tras una intervención de ligamentoplastia, cuyos daños se valoraron en torno a doscientos mil euros.

Un paciente que sufrió una contusión en una de sus rodillas acudió a la clínica demandada para ser explorado por un especialista. El profesional diagnosticó el caso como compatible con insuficiencia de ligamento cruzado anterior, valorando la necesidad de practicarle al paciente una reconstrucción quirúrgica de ligamento cruzado anterior artroscópica.

La intervención de reconstrucción del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha tuvo lugar en las instalaciones de la clínica codemandada y transcurrió, aparentemente, sin incidencias. Por ello, se inició el postoperatorio debido y las sesiones de rehabilitación que el propio procedimiento requiere, normalmente se estima en un periodo de entre 4 y 6 meses. Sin embargo, en el caso que nos ocupa, el paciente tuvo una rehabilitación de más de 5 años.

Durante este tiempo el paciente padeció inflamaciones y dolores en la zona intervenida, eventualidad que el paciente asumió como algo intrínseco al propio proceso. No obstante, el paciente comenzó a preocuparse cuando los dolores e inflamaciones le impedían llevar a cabo con normalidad el desarrollo de actividades de la vida cotidiana.

Un determinado día, el paciente sufrió un episodio agudo de dolor acompañado de inflamación de rodilla, padecimientos a los que se unió una tumoración pararrotuliana externa. Por ello, acudió al servicio de urgencias de un Hospital próximo. En este Hospital se le realizó un control radiológico y se visualizó con claridad la existencia de un cuerpo extraño que resultó ser una broca de 6 cm de longitud olvidada en el cuerpo del paciente cuando se le intervino del ligamento cruzado anterior.

Consecuentemente, se programó la intervención para extraerle la punta de broca y, unos días después, se confirmó que no existían artefactos metálicos en su rodilla. A pesar de ello, el paciente sufrió fuertes dolores en la rodilla, de forma periódica, hasta tal punto que se le tuvo que practicar una tercera intervención. Concretamente, una sinovectomía y limpieza del tejido fibroso en intercondilo, con el objetivo de paliar la limitación de movilidad.

Por parte de la clínica se contestó que la intervención quirúrgica estaba indicada y el tratamiento de ligamentoplastia fue correcto. El hecho de que se haya alojado un fragmento de broca no provocó ningún perjuicio al paciente que haya dejado secuela, y que la cirugía que se practicó con posterioridad fue una artroscopia, diagnóstico terapéutico.

Así pues, para dilucidar la disyuntiva tienen que analizarse los informes periciales de aquellos profesionales que ratificaron en el acto del Juicio.

En este sentido, el Juzgador entiende que concurre la mala praxis que afirma la parte demandante en el escrito rector del procedimiento, dado que parte del hecho de que hubo un olvido de material quirúrgico y que no es un hecho controvertido en la presente litis. Pues bien, el simple hecho de la presencia de un trozo de broca quirúrgica de 6cm en la rodilla del paciente que se efectuó mediante artroscopia en el que la intervención quirúrgica se practica usando una pequeña cámara de vídeo y, por tanto, cualquier olvido de rotura de material, pasaría a simple vista inadvertido al cirujano al no tratarse de una cirugía abierta.

En todo caso, el simple hecho de no haberse cerciorado al finalizar la intervención de la rotura de la parte distal de la broca utilizada implica la existencia de una negligencia. Por ello, el Juez entiende que debe haber condena. Máxime, cuando la rotura de material, o el olvido de ese material roto dentro del cuerpo del paciente, no estaba contemplado en el consentimiento informado que el propio paciente firmó.

Así pues, el Juzgador determinó que correspondía indemnizar al paciente en la cantidad aproximada de 20.000€ por los daños generados al paciente. Si bien es cierto que la misma puede ser recurrida por ambas partes, porque no se trata de una Sentencia firme.

Juan Luque

Abogado DS Legal