11-04-2022

 CONDENA A UNA CONSEJERÍA DE SANIDAD CON CASI 150.000€


Paciente de 53 años es atendida por el servicio de Urgencias por somnolencia, apatía y prurito en los pies. Fue diagnosticada de intoxicación por litio e insuficiencia renal, procediéndose a su ingreso en la UCI.

Desde los 22 años, la paciente fue diagnosticada de trastorno bipolar. Estaba controlada por la Unidad de Salud Mental y en tratamiento con Plenur. Desde el año 2009, la paciente empieza a presentar patologías como hipotiroidismo, crisis de agresividad, pérdida de peso, temblores y pérdida de visión. El servicio de neurología relacionó estos dos últimos síntomas con efectos secundarios de la medicación, pero sin especificar en ningún momento cuál de los medicamentos que tomaba la paciente era el responsable de la sintomatología neurológica y visual.

En el año 2013, hay una detección de litio en su organismo de 1,86, es decir, por encima de los niveles aconsejables. Sin embargo, no se realizan nuevas determinaciones de litio a pesar de que la ficha técnica del medicamento, que tomaba la paciente, así lo indicaba.

A pesar de la cifra tan alta de litio, encontrada en 2013, la paciente continuó tomando el medicamento Plenur, sin que ninguno de los facultativos que la atendían, especialmente el Psiquiatra de la Unidad de Salud Mental, aconsejara la suspensión del medicamento tal y como aconseja la ficha técnica en estos casos. Todo ello, pese a que los síntomas que la paciente venía presentando desde el año 2009 eran claramente coincidentes con algunos de los síntomas descritos en la ficha del medicamento por sobredosis de Litio.

En el año 2014 algunos de los síntomas van en aumento, como las dificultades para expresarse, la coordinación motora, temblores de las manos, pérdida de fuerza, caída de cabello y picores en miembros inferiores. Pese a ello, el Psiquiatra de la paciente solo bajó la dosis del medicamento en medio comprimido. Finalmente, la paciente es diagnosticada de distrés respiratorio por sepsis de origen abdominal, siendo trasladada a la UCI donde fallece en el año 2015 por fracaso multiorgánico.

Tras la valoración de los informes médicos se dictó Sentencia por la que se condenó a la Conselleria de Salud de la Generalitat Valenciana al pago de 145.200,00€, pues a pesar de que no se pudo demostrar que existiera un error de diagnóstico en ninguno de los siguientes:

  • En la patología de base que motivó tantos años de tratamiento con Litio.
  • El diagnóstico que motivó el ingreso hospitalario en 2014.
  • Error en la elección del tratamiento.

En cambio, sí se demostró que existía un fallo de funcionamiento del sistema en la asistencia prestada a la paciente, constando la mala praxis, concretamente en el mal control de los fármacos recetados a la paciente. Así como una evidencia del daño causado, pues la misma estuvo hospitalizada más de dos meses en la UCI donde falleció.

Margarita García Sánchez

Abogada de DS Legal