16-09-2015

El Juzgado de Primera Instancia N° 43 de Madrid dicta sentencia en favor de la afectada de BANKIA.


Madrid.- Juzgado de Primera Instancia N° 43 de Madrid dicta sentencia en favor de la afectada de BANKIA,  en base a la demanda presentada por nuestro despacho en ejercicio de acción de anulabilidad del contrato de adquisición de acciones interpuesta en contra de la entidad, por  vicio  en  la  prestación  del consentimiento  por  error y por dolo, y  con carácter subsidiario resolución e indemnización por incumplimiento contractual por la sociedad demandada, con restitución del nominal invertido, con sus intereses.

La afectada alegó que carecía de los conocimientos necesarios sobre productos de renta variable, eran simples consumidores y poseían un perfil inversor conservador cuando suscribieron acciones de BANKIA, por un valor de 6.000 Euros.  Refieren además que en el Folleto de la Oferta Pública de Suscripción de acciones se mostraba una imagen saneada y fiable de BANKIA, fijándose el patrimonio neto de la entidad, muy superior al real.

Por su parte, la mercantil demandada se opone a la demanda alegando prejudicialidad penal, que la parte actora prestó el consentimiento de forma consciente y voluntaria, además de la ausencia de prueba del dolo, afirmando asimismo que las cuentas anuales de BANKIA se reformularon un año después de la salida a bolsa.

Para resolver sobre la prejudicialidad penal que invoca la demandada, el Juez ha seguido el criterio que se ha venido aplicado otros órganos judiciales, que señalan que la prejudicialidad deberá ser acogida en casos excepcionales y en el presente caso el resultado del procedimiento penal no influye en la resolución del presente procedimiento civil.

Con relación a la acción de nulidad de la compra de acciones Bankia por vicio en el consentimiento por error, ha considerado el Juez que esta evidenciado que la información contenida en el Folleto de la emisión no se ajustaba a realidad, lo que determinó un precio de salida de la acción muy superior al real al tiempo de la salida a Bolsa de Bankia, pues así consta en las Cuentas correspondientes al Ejercicio 2011 presentadas en el mes de mayo de 2012, con lo cual los suscriptores de las acciones realizaron la adquisición confiados en los datos de solvencia suministrados por el ente emisor, que resultaron no ser tales, lo que les indujo a un error esencial y excusable, por cuanto nadie podía tener acceso a la información  más que el propio emisor, y la información contractual sobre la solvencia de la entidad demandada no se correspondía con la realidad.

En base a estos fundamentos y evidenciada la existencia de un error en el consentimiento, el Juzgado estimó la demanda interpuesta contra BANKIA y declaró la nulidad del contrato de compraventa de acciones suscrito, debiendo las partes restituirse todo lo que percibieron por razón de los mismos con sus intereses legales.

 Si es afectado por las acciones de Bankia póngase en contacto con nosotros.