16-09-2022

¿Podemos asistir en la consulta a un menor no acompañado?


En el día de hoy, procedemos a analizar aquellas situaciones complejas que, con más frecuencia de la que nos pensamos, muchos profesionales sanitarios se encuentran y cuya resolución no resulta en ocasiones sencilla, como, por ejemplo, si podemos dar asistencia a un menor no acompañado.

Lo más frecuente es que cuando un profesional médico debe atender a un menor de edad, éste acuda acompañado de sus tutores legales. Sin embargo, puede ocurrir que acuda sólo o acompañado de personas que no sean sus tutores legales, ¿qué debemos hacer en estos casos?

En principio, si la edad del paciente supera los 16 años, se considera que tiene capacidad suficiente como para ser atendido sin la presencia de sus progenitores o tutores legales hasta tal punto que la ley de autonomía del paciente indica que, salvo en determinados supuestos, los mayores de 16 años no necesitarán prestar su consentimiento para recibir tratamiento médico mediante representación de sus tutores, pudiendo firmar ellos mismos el propio documento de consentimiento informado.

En atención a lo anterior y en uso de la lógica, aquellos menores de 16 años se entiende que no tienen capacidad suficiente. Sin embargo, esto no está libre de complejidad pues existe un intervalo entre los 12 y los 16 años en que, dependiendo del grado de madurez del menor, su capacidad puede resultar suficiente para poder recibir atención, lo cual, suele quedar a criterio del facultativo/a. Si bien, en estos casos, el menor no podrá consentir el tratamiento, siendo necesaria la firma de su representante legal.

¿Qué ocurre en aquellos casos en que un menor de 12 años acude a nuestra consulta solicitando asistencia médica NO urgente? La primera reacción sería NO atender al menor, pero ¿y si acude acompañado de un Agente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para recibir asistencia de lesiones causadas por sus propios tutores legales? ¿es suficiente la presencia de los Agentes o debo advertir al Juzgado o Ministerio Fiscal?

¿Qué dice la ley para dar asistencia a un menor no acompañado?

El artículo 41 de la Ley Orgánica 8/2021, de 4 de junio, de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia dispone lo siguiente:

“3. Cuando la gravedad lo requiera, los y las profesionales de los servicios sociales o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad podrán acompañar a la persona menor de edad a un centro sanitario para que reciba la atención que precise, informando a sus progenitores o a quienes ejerzan funciones de tutela, guarda o acogimiento, salvo que se sospeche que la mencionada violencia haya sido ejercida por estos, en cuyo caso se pondrá en conocimiento del Ministerio Fiscal.

Cabría preguntarse qué debemos hacer primero: atender al menor o ponerlo en conocimiento del Ministerio Fiscal.

El artículo 50 de la misma ley dispone como protocolo de actuación la adopción de “forma inmediata todas las medidas provisionales de protección que resulten adecuadas a la situación de la persona menor de edad” y la práctica de “todas las diligencias imprescindibles que impliquen la intervención de la persona menor de edad, una vez comprobado que se encuentra en disposición de someterse a dichas intervenciones” por lo que entendemos que si los Agentes han determinado necesaria y adecuada la atención médica acompañando al menor, se podrá dar dicha atención ello en relación con el artículo 41 anteriormente expuesto.

Es importante no perder de vista que tras la atención deberemos ponerlo en conocimiento del Ministerio Fiscal con el fin de activar los mecanismos necesarios de protección al menor que se encuentran previstos en nuestro Ordenamiento Jurídico.

Rocío Quesada

Abogada de DS Legal