10-06-2020

¿CÓMO PUEDE AFECTAR EL ESTADO DE ALARMA A LAS INDEMNIZACIONES POR ACCIDENTES DE TRÁFICO?


Con la entrada en vigor de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, se pretendió proteger a las víctimas de accidentes de tráfico garantizando una indemnización suficiente mediante la resolución del conflicto de una manera más rápida y eficaz.

En esta ley se modificaron principalmente las indemnizaciones que corresponden a las víctimas de accidentes de circulación de forma que se mejoraron las indemnizaciones para el caso de fallecimiento de la víctima y para los casos de grandes lesionados que queden con discapacidades que requieran de apoyos intensos para su autonomía personal, indemnizando en este caso los daños y perjuicios relacionados con las diferentes partidas de gastos asistenciales futuros. Sin embargo, para el caso de los lesionados temporales, se disminuyeron las indemnizaciones, atendiendo únicamente a dos conceptos, los gastos de asistencia sanitaria y otros gastos diversos resarcibles, que son todos aquellos necesarios que genere la lesión en el desarrollo de la vida del lesionado.

Otra modificación llevada a cabo por esta ley fue la relativa a la entidad mínima del daño material, por la cual las compañías aseguradoras pueden rehusar la indemnización en los casos en los que el daño material haya sido tan mínimo que resulte complicado creer que haya podido causar lesiones.

Tras el accidente de tráfico, las preguntas más repetidas por el lesionado son cuándo y cuánto cobrará por las lesiones sufridas. Estas dos preguntas no son de fácil respuesta ya que el plazo para cobrar del seguro depende de distintos factores, que pueden resumirse en los siguientes: la duración de las lesiones, la forma de reclamar la indemnización, la culpa del accidente y las peculiaridades de los negociadores.

Lo primero a tener en cuenta de cara a ser indemnizado por el seguro en caso de accidente, es la obligación de acudir a hospital o a un centro médico en el plazo de 72 horas. Este plazo será determinante para que la compañía aseguradora tenga en cuenta las lesiones sufridas en el accidente, tal y como se desprende del artículo 135 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. Según este artículo la asistencia a un hospital o centro médico pasado dicho periodo, implicará la pérdida del derecho a ser indemnizado y en la práctica comportará que la aseguradora tampoco corra con los gastos de la rehabilitación.

Para la determinación de la indemnización derivada de las lesiones sufridas en un accidente de tráfico es imprescindible tener en cuenta la duración de estas, es decir, el número de días que tardan en curarse y las secuelas que queden en el momento del alta médica. Por lo tanto, no será posible la solicitud de la indemnización por lesiones derivadas de accidente de tráfico hasta que no se haya recibido el precitado alta médica, y sea posible efectuar los cálculos.

Con la situación actual, las víctimas se podrían ver perjudicadas a la hora de recibir su indemnización por:

  1. Haber anulado de forma voluntaria citas previas para el seguimiento de las lesiones y/o el tratamiento rehabilitador por el miedo al posible contagio al que se enfrentaban.
  2. El cierre temporal de los centros médicos y las clínicas de rehabilitación durante el estado de alarma, que les habría impedido continuar con la misma.

Esto podría traducirse, no solo en el perjuicio derivado de la privación del tratamiento o consulta, sino que además generaría conflictos a la hora de determinar la cuantía compensatoria de las lesiones sufridas, lo que afectaría al derecho fundamental de la víctima a la restitución de las mismas, contemplado en la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

De cara a estar lo mejor preparados para que el lesionado pueda gestionar esta nueva etapa de la mejor forma posible, desde DS Legal Group aconsejamos:

  1. Tratar de obtener por escrito del centro médico y/o clínica de rehabilitación un documento sellado con el estado actual de la víctima en el momento de la suspensión del seguimiento / tratamiento, el número de sesiones pendientes de realizar, en su caso, y el tiempo estimado de curación, siendo conveniente que se aluda a la necesidad de suspender tal seguimiento a consecuencia del COVID-19 .
  2. Pedir cita en la clínica correspondiente para continuar con el tratamiento.
  3. Solicitar informe de alta en el que se contenga el estado actual del lesionado, recogiendo, si procede, las secuelas que sufra el mismo.

En nuestro despacho contamos con abogados especializados en la gestión de indemnizaciones por accidentes de tráfico, que intentarán llegar a la mejor solución posible para sus intereses.

Si necesita información adicional en relación con esta problemática, contacte con nuestro despacho, donde estaremos encantados de asesorarle.

 

 

Marta Santos López
Letrada DS Legal Group