01-04-2015

Condena por falsificar la firma de un paciente


La importancia del ‪#‎consentimientoinformado‬.

La Audiencia Nacional ha condenado al hospital madrileño Gómez Ulla, principal centro de la red hospitalaria militar, a indemnizar con 300.000 euros a una familia por falsificar la firma de un paciente en el documento de consentimiento para ser anestesiado y no actuar correctamente durante la intervención que le llevaron a cabo y tras la que quedó en estado vegetativo.

Herminio, de 68 años, ingresó el 22 de febrero de 2011 en el citado hospital tras detectarle meses antes los servicios sanitarios un nódulo benigno en el cuello.

Antes de entrar al quirófano, Herminio firmó dos documentos de consentimiento informado de la cirugía, pero no los de la anestesia, que según la sentencia fueron falsificados. “Ni el paciente ni el facultativo pudieron haber realizado la misma firma, tanto en medidas como en proporciones, en dos documentos distintos”, declaró la perito calígrafo en el juicio.

No sólo se falsificó la firma del enfermo en el documento de consentimiento informado de la anestesia, sino que también se retocaron las fechas de los mismos para hacerlas coincidir con las deseadas. En la sentencia, el juez pone de manifiesto que el paciente “no fue correctamente informado de las complicaciones y riesgos que la operación podía presentar. Los documentos de consentimiento informado de cirugía están sin fechar y los de anestesia están claramente manipulados”.

Fuente: www.elmundo.es