20-07-2015

El abandono del tratamiento puede ser también un abandono del contrato


Murcia.- Muchos pacientes abandonan un tratamiento médico y con el paso del tiempo eso pasa factura, tanto al empeoramiento del cuadro inicial como a la posibilidad de una demanda. Achacan dolores o infecciones a una mala praxis e interponen demandas contra médicos pero no tienen en cuenta que el abandono supone una ruptura de lo inicialmente acordado y que los dolores posteriores pueden venir dados por la no continuidad del proceso.

Una paciente demandó a la odontóloga que le había tratado solicitando una indemnización de 11.000 euros. Según la paciente, acudió a una clínica para que le arreglasen sus problemas en la boca. En esta clínica, fue tratada por varios odontólogos entre los que se encontraba la demandada. Tras firmar y aceptar el presupuesto para una endodoncia, para la que no se le hizo firmar el consentimiento informado, se inició la intervención.

La propia paciente declaró que comenzó a sentir dolores en la zona tratada por lo que tuvo que acudir a urgencias con crisis hipertensiva. Más tarde, dijo que acudió a la clínica argumentando una fuerte infección para lo que le recetaron antibióticos.

 En su declaración, la paciente contaba que en una cita posterior se le indicó que el empaste realizado era demasiado alto y le estaba dañando el nervio por lo que se vació la pieza para una nueva endodoncia multirradicular. También alegó que a consecuencia de las diversas actuaciones de la clínica tuvo que acudir a su centro de salud y a urgencias debido a crisis de ansiedad y subidas de tensión provocadas por los dolores. Además, añadió que llegó a ir a Psiquiatría donde le diagnosticaron Trastorno Adaptativo Ansioso.

 A continuación, manifestó que acudió a otro dentista, quien emitió un informe pericial donde evidenció que el dolor provenía de un tratamiento inconcluso en la pieza señalada. Este informe declaraba que existió una mala praxis por no finalizar el tratamiento así como por la ausencia del consentimiento informado.

 Por su parte, la odontóloga manifestó que la paciente no concertó ningún contrato de prestación de servicios con ella y que presentaba diversas patologías en diferentes piezas. A esto, añadió que la paciente sí fue informada de manera verbal y que aceptó someterse a los tratamientos.

 Las primeras intervenciones las realizó la doctora demandada. Posteriormente, la paciente dejó de acudir a la clínica pese a que se le indicó que debía acudir de inmediato si sufría molestias. La demandante no acudió ni por molestias, ni para la finalización de los tratamientos. En el histórico, se pudo ver que la paciente tan solo acudió a cinco de los 11 tratamientos presupuestados, lo que se puede calificar como un abandono del tratamiento.

Con toda la documentación aportada y las pruebas, se acreditó todo lo expuesto, así como que la paciente no acudió en ningún momento a la clínica por dolores, infección, ni llamó tal y como había declarado. No se acreditó en ningún momento que la paciente sufriese una infección bacteriana durante el período en el que no acudió a la clínica.

 Tras no acudir durante un trimestre, la demandante volvió a la clínica por molestias en una de las piezas tratadas. Se le realizó un cambio en el empaste colocado en su día y se le puso uno provisional. No existía pulpitis ya que la paciente solo sentía molestias al masticar. Además el informe pericial confirmó que la odontóloga actuó de la manera correcta. Respecto al consentimiento informado el juez afirmó que la paciente conocía el procedimiento ya que se le había practicado otra endodoncia en la misma clínica sin presentar objeción alguna.

 De la misma manera, el juez concluyó que la odontóloga demandada actuó conforme a la lex artis ad hoc poniendo a disposición de la paciente todos los medios adecuados y comprometiéndose a cumplir las técnicas previstas para el tratamiento concertado, actuando de acuerdo a la praxis médica. Lo que un odontólogo no puede garantizar es que todas las piezas con idéntica patología vayan a reaccionar de la misma manera ante un mismo tratamiento, como de hecho ocurrió. Con estos argumentos el juez desestimó finalmente íntegramente la demanda.

 … redacción @DSLegalGroup

Publicado en Gaceta Médica