22-12-2015

Las nuevas indemnizaciones por errores médicos pueden llegar hasta los cuatro millones de euros


La inminente entrada en vigor del baremo de daños por accidentes de tráfico, que comporta un fuerte incremento de las indemnizaciones, va a repercutir sobre las indemnizaciones por errores médicos, pues aquél ha sido tenido como pauta a la hora de fijar las sanciones por errores profesionales. De ahí, como señala el director jurídico de DS Legal Group, Carlos Enrique León Retuerto, la conveniencia de contar con un buen seguro para lo que, incluso, advierte sobre la revisión de todos los que se tienen ahora.

Acta Sanitaria (AS).- La entrada en vigor, el próximo 1 de enero de 2016, de la nueva Ley de Tráfico lleva aparejada un nuevo baremo de indemnización por daños, ¿esto va a repercutir sobre la actuación profesional de los médicos?

Carlos E. León (CL).- De alguna manera, va a suponer un incremento de las cantidades de indemnización que se reclaman a los médicos, dado que el nuevo baremo de tráfico comporta un incremento de las indemnizaciones, pues la actualmente vigentes no se consideraban ajustadas a la realidad. Y aunque se trata de un ámbito distinto al sanitario, dado que ha sido durante todos estos años el criterio orientador utilizado para reclamar también en otros ámbitos de la responsabilidad civil, no cabe duda de que las reclamaciones pueden verse incrementadas en el mismo sentido.

AS.-  En este contexto, ¿es comprensible que se haya desechado la aprobación de un baremo de daños específicos en el campo de la asistencia sanitaria?

CL.-  Desde mi punto de vista caben dos interpretaciones: o falta de voluntad política para hacerlo realidad o ausencia de coordinación en todos los agentes que forman parte del ámbito sanitario. No se ha visto la problemática de los baremos como un perjuicio real al médico . Quizás haya que esperar a que se vea su aplicación en este terreno específico y, cuando se vea que el patrimonio personal puede verse amenazado, será  cuando se tome conciencia. De todos modos, posiblemente no sea necesario crear un baremo específico sobre las secuelas del ejercicio profesional, sino aplicar criterios de la medicina al baremo ya creado.

AS.- ¿Qué sentido tiene esto?

No considero necesario crear un baremo específico sobre las secuelas del ejercicio profesional, sino aplicar criterios de la medicina al baremo ya creado

CL.- En el baremo de autos se da una responsabilidad objetiva, al existir un daño a reparar, mientras que en las cuestiones médicas se dan más factores que deben tenerse en cuenta, pues el paciente cuando entra en un hospital ya tiene problemas y, además, aunque se haya podido actuar correctamente, aún así se produce un riesgo. Y tampoco se puede llegar a condenar igual una falta de consentimiento informado o una secuela negativa para el paciente. En este sentido es por lo que me pronuncio a favor de aplicar criterios médicos a los baremos ya existentes.

AS.- ¿Cree que esto va a repercutir sobre el ejercicio profesional?

CL.- Puede que en un principio genere algún problema, pero lo lógico es que el profesional esté bien asegurado. Conviene una revisión de las pólizas del seguro, pues algunas pueden verse rebasadas por las nuevas indemnizaciones.

AS.- ¿Se está teniendo esto en cuenta por las aseguradoras?

CL.- Sin duda que vienen hablando de ello desde hace tiempo, advirtiendo de lo que puede ocurrir, pero todavía se desconoce cuál vaya a ser la realidad a partir del 1 de enero de 2016. Eso sí, hay compañías de seguros o corredurías, como Uniteco Profesional, que están proponiendo coberturas superiores, hasta los cuatro millones de euros.

AS.- Dado que últimamente se viene hablando mucho de la medicina defensiva, ¿estamos ante una de esas situaciones que la propician?

CL.- Es cierto que existe la medicina defensiva, pero no creo que esto vaya a incrementarla. El médico va a seguir actuando como hasta ahora. Las cosas pueden cambiar cuando comiencen los problemas y el médico considere cómo puede repercutirle la nueva situación.

AS.- ¿Puede afectar más a unas especialidades que a otras?

CL.- Personalmente, y es algo común en las conversaciones entre los compañeros del despacho, no lo creo. A veces se piensa que un médico general se enfrenta a menos riesgos y debe tenerse en cuenta que es el primero que se enfrenta al paciente y puede tener un error diagnóstico del que, como consecuencia, se deriven nuevos problemas para el paciente. Piénsese en un ictus o en un infarto. No creo que sea una cuestión de especialidad, aunque las hay que se enfrentan a mayores riesgos y más demandas, como puede ser la neurocirugía o la obstetricia.

AS.- ¿Y qué recomendaría a los médicos y a los profesionales en general?

Las indemnizaciones por muerte pueden llegar a variar entre el 300 y el 400 por ciento

CL.- Como todo profesional, lo primero que debemos es poder ejercer la profesión de una manera tranquila y, para ello, se debe contar con un seguro profesional que te cubra. Y como las sanciones pueden llegar hasta cuatro millones de euros o afectar a tu patrimonio personal, lo que diría es que la persona que pueda se permita la máxima garantía que encuentre en el mercado. Más que nada porque lo que es pasar de un tramo a otro de cobertura comporta una diferencia económica escasa y va a permitir una mayor tranquilidad en el ejercicio profesional. Y, asimismo, contar con una póliza que no sea a terceros, sino que te cubra cualquier eventualidad.

AS.- Sobre las indemnizaciones en el momento actual, ¿hay diferencias apreciables entre unos casos y otros?

CL.- Aunque algunos estudios hablan de variaciones en torno al 30 por ciento, nosotros los hemos realizado desde el punto de vista médico y las diferencias son más significativas, acaso porque nos enfrentamos a casos de grandes lesionados o de muertes. Las indemnizaciones por muerte pueden llegar a variar entre el 300 y el 400 por ciento, y, en el caso de grandes lesionados, al incluir factores que antes no se tenían en cuenta, pueden llegar a la renta vitalicia, con diferencias de hasta el 800 por ciento.

AS.- Para concluir y a la vista de todo lo hablado, ¿se está advirtiendo algún cambio de los profesionales en relación con el aseguramiento?

CL- Hay campañas de sensibilización para indicar lo que está viniendo y que todavía muchos no ven. Además, el baremo no va a afectar sólo a los profesionales sanitarios, sino a todos los ciudadanos, con lo que resulta necesario la revisión de las pólizas de seguro que se tienen, incluidas las del hogar, y que, en ocasiones, cubren unas indemnizaciones mínimas.

 Entrevista en ACTA SANITARIA.