04-05-2020

LA DEFENSA DE INTERESES COLECTIVOS EN EL ÁMBITO LABORAL Y ESTATUTARIO


No son pocas las ocasiones en las que una decisión empresarial, o un acto o procedimiento administrativo, puede afectar a un colectivo de trabajadores o a los derechos de un colectivo de personal estatutario.

Desde el punto de vista laboral, son muy diversas las prácticas empresariales que afectan a todos o muchos de sus empleados, pero no por el hecho de ser decisiones que afectan a una colectividad de empleados, la única opción para reclamar es una demanda de conflicto colectivo, que como norma general solo pueden instar los sindicatos de trabajadores.

Podemos estar hablando tanto de una única decisión que afecta de forma colectiva, o numerosas decisiones independientes e individuales que pueden tener entidad propia y afectan a cada trabajador de forma individualizada.

En cualquier caso, se debe analizar ante qué supuesto nos encontramos, para valorar si existe la posibilidad de formular una única demanda en nombre de todos los afectados o, por razón de la materia, se debe formular una reclamación por cada uno de ellos, aunque se siga una estrategia única e unificada por el despacho para la defensa de todos los trabajadores.

A modo de ejemplo, se pueden formular demandas para reclamar la vulneración de derechos fundamentales como consecuencia de una decisión empresarial que afecta a una parte de sus empleados o a todos.

Otro ejemplo es la defensa de los trabajadores frente a prácticas abusivas reiterativas como puede ser el abuso de la contratación temporal en fraude de ley para encubrir una necesidad de plantilla estructural, cuya reclamación podría regularizar el contrato y convertirlo en indefinido.

Pero no solo se pueden defender derechos que afectan a un gran número de trabajadores ante la jurisdicción social. También se puede pelear ante la jurisdicción contencioso-administrativa en relación con decisiones que las administraciones y entidades públicas toman respecto al personal estatutario.

Un ejemplo claro puede ser un proceso de concurso o provisión de plazas que debe impugnarse por haberse hecho de forma irregular, afectando ese defecto o irregularidad a todos aquellos que optaban a la plaza. O viceversa, la defensa que precisan las personas que han obtenido plaza en dicho procedimiento, pero que ha sido objeto de impugnación por otros participantes de la oposición, con el riesgo que existe de perder la plaza obtenida.

Asimismo, en el orden contencioso, se pueden impugnar algunas decisiones normativas de las administraciones públicas que afecten a su personal laboral, aunque en estos casos se debe analizar muy bien qué tipo de acto se impugna, puesto que puede ser competente la jurisdicción laboral.

En ocasiones, se puede acceder a ambas vías para impugnar por un lado el acto administrativo que resulta lesivo para los intereses del personal, y por otro lado el efecto que tiene en el ámbito laboral individual de cada empleado, pudiendo coexistir ambos procedimientos en distintas jurisdicciones.

Desde el despacho se han tramitado con éxito distintos procedimientos que afectan de forma colectiva a distintos trabajadores, tanto de empresa pública como privada y ante distintas administraciones públicas y colegios profesionales, ya sea en la jurisdicción social como contencioso-administrativa.

Por ello, si necesita información adicional, no dude en contactar con el despacho. Pondremos a su disposición un equipo de profesionales con amplia experiencia.

Laura Lozano Sanz
Israel Torres Lorente

Letrados DS Legal Group