24-04-2020

MANEJO CLÍNICO DE PACIENTES CON COVID-19 EN EL SERVICIO DE URGENCIAS.


Ante las múltiples consultas recibidas en nuestro despacho DS LEGAL GROUP por el colectivo sanitario referente a situaciones laborales en las que se han podido ver comprometidos sus derechos, creemos conveniente realizar el presente artículo sobre la prevención de riesgos laborales.

El Ministerio de Sanidad publicó un protocolo de actuación para los distintos colectivos sanitarios que hacen frente al COVID-19. En este artículo queremos haceros llegar las principales indicaciones referentes al personal de urgencias, uno de los servicios más afectados por su exposición directa al virus.

Antes de pasar a las indicaciones, entendemos necesario referir que las mismas deben interpretarse de forma individualizada para cada paciente debiendo prevalecer el juicio clínico. Además, las mismas pueden sufrir variaciones según evolucione el conocimiento sobre la situación epidemiológica del COVID-19.

Las indicaciones tienen la finalidad de lograr la mejor evolución clínica del paciente así como garantizar los niveles de prevención y control de la infección del profesional sanitario y aquellas otras personas que estén en contacto con el virus.

Sin más dilación pasamos a trasladar las principales recomendaciones contenidas en dicho protocolo.

I.- El personal sanitario que atienda a casos de infección por COVID-19 deberán portar equipo de protección individual que incluya bata, mascarilla (quirúrgica o FFP2) guantes y protección ocular. Aquellos procedimientos que generen aerosoles deberán practicarse únicamente si se considera estrictamente necesario. En caso de intubación traqueal; lavado bronco-alveolar o ventilación manual, se deberá reducir al mínimo el número de personas en la habitación y todos deberán llevar mascarilla autofiltrante FFP2/FFP3; protección ocular ajustada de montura integral o protector facial completo; guantes y batas de manga larga (si la bata no es impermeable se deberá añadir un delantal plástico).

II.- Es importante disponer de dispensadores con solución hidroalcohólica al alcance del paciente y ofrecer mascarillas quirúrgicas a aquel que acuda al centro con síntomas de infección respiratoria aguda. Se recomienda igualmente publicar información visual referente a instrucciones sobre higiene de manos y respiratoria.

III.- Si la disposición del centro lo permite, se debería valorar establecer dos circuitos en el servicio de urgencias, uno para pacientes con patología respiratoria y otro para el resto de urgencias.

IV.- En el triaje la identificación debe estar basada en la identificación de la infección respiratoria aguda. Si el paciente no tuviera dicha infección respiratoria deberá volver al circuito convencional de urgencias, en cambio, si la infección ya es detectada en el triaje, el paciente será derivado al circuito de aislamiento de urgencias. En caso de presentar infección respiratoria aguda sin criterios de ingreso hospitalario y no formar parte de grupo vulnerable, nos encontraríamos entonces ante un caso denominado “posible” y se le indicará aislamiento domiciliario de 14 días sin necesidad de realizar pruebas diagnósticas siempre que las condiciones de la vivienda lo permitan. El alta será supervisada por el médico de atención primeria. Por otro lado, si el paciente presenta infección respiratoria aguda y sí que cumple criterios de ingreso hospitalario, se considerará caso “probable” y se procederá a su hospitalización y a la realización de las pruebas oportunas.

V.- Respecto al circuito de aislamiento, cada hospital deberá establecer su propio procedimiento específico de aislamiento, al mismo no deberán pasar los acompañantes del paciente, quienes serán informados del procedimiento a seguir.

VI.- Una vez que el paciente abandone el circuito de aislamiento se deberá proceder a la desinfección de las superficies. Todo el material desechable que quedó dentro de la habitación -incluso aunque no se haya abierto- debe ser desechado. Los residuos se considerarán clase III (similar a la tuberculosis).

Ante cualquier incidencia que pueda surgirle durante el desempeño de su trabajo y que considere que no se está respetando sus Derechos laborales, le recomendamos que se ponga en contacto con DS LEGAL GROUP, donde encontrará un equipo decidido a asesorarle y acompañarle ante cualquier controversia. Nos avala una gran experiencia en el ámbito sanitario.

No queremos finalizar esta entrada sin antes agradecer la encomiable labor de todo el colectivo sanitario ante esta grave crisis sanitaria. ¡ánimo héroes!

 

Juan Luque
Abogado DS LEGAL GROUP