04-11-2015

NUEVA SENTENCIA GANADA A BANKIA.


Madrid.- El Juzgado de Primera Instancia N° 71 de Madrid dicta sentencia en favor de afectado de BANKIA SA., en base a la demanda de Juicio verbal en ejercicio de acción de nulidad del contrato de adquisición de acciones por un valor de 3.000 euros.

Solicita el demandante en su escrito que se declare la nulidad del contrato de adquisición de acciones Bankia de fecha 6 de noviembre de 2011 o subsidiariamente la resolución del contrato, por incumplimiento de la entidad bancaria de las obligaciones legales en materia de diligencia, lealtad e información y se le condene al pago o devolución de la cantidad de 3.000 euros invertidos, con los intereses legales desde la fecha de compra.

El afectado fundamenta su pretensión en que no concurre consentimiento en el contrato en virtud de la actuación dolosa de la entidad bancaria, toda vez que la publicidad que confeccionó fue engañosa, exagerando la solvencia de Bankia, lo que llevó a que los destinatarios de la oferta pública de suscripción de acciones se hicieran una idea errónea de la verdadera situación patrimonial de la entidad.

La parte demandada alega previamente la concurrencia de prejudicialidad penal en base a la querella de fecha 11 de junio de 2011 interpuesta contra determinados miembros de los Consejos de Administración de Bankia, considerando la juzgadora que la misma es improcedente, habida cuenta que la calificación penal que pudiera atribuirse a los hechos denunciados en dicha querella, así como las personas que pudieran resultar responsables, es algo que no tiene incidencia en el procedimiento civil que nos ocupa.

Para resolver la cuestión controvertida tras las alegaciones de oposición de Bankia, la juzgadora manifiesta que se debe partir del hecho de que la salida de Bankia, SA a bolsa, en fecha 20 de julio de 2011, fue publicitada en los medios de comunicación proyectando una imagen de solvencia que no era correcta y no era reflejaba su verdadera situación económica, con lo cual se dio al inversor una apariencia de errónea solvencia, hasta que el día 25 de mayo de 2012 la entidad admite pérdidas de 2.979 millones de euros y concreta en 19.000 millones la cantidad que solicitará de ayuda pública al FROB en rescate financiero.

En atención a lo anteriormente expuesto, la juzgadora llega a la conclusión de que la imagen de solvencia que transmitió Bankia en el proceso de comercialización de acciones y que transmitió a través del folleto de OPS y de las campañas publicitarias, no se correspondían con la realidad financiera de la entidad, lo que fue determinante para inducir en error al inversor, por lo cual se puede decir que el demandante prestó su consentimiento viciado por dolo, lo que determina la nulidad de contrato por vicio del consentimiento y la restitución recíproca de las prestaciones que fueron objeto de la suscripción de las acciones, con los intereses legales devengados, conforme a los dispuesto en el artículo 1303 del CC.

… redacción  @DSLEGALGROUP