14-10-2021

¿Podría obtener el reconocimiento de Incapacidad Temporal sin estar dado de alta por la empresa?


¿Sabías que, en ciertas circunstancias, puede concederse el reconocimiento de Incapacidad Temporal (IT) sin estar dado de alta por la empresa?; así ha resuelto el Tribunal Supremo. En la Sentencia de fecha 27 de julio de 2021, el alto tribunal concedió por Contingencias Comunes a un trabajador que no había llegado a incorporarse a la empresa para la que iba a empezar a trabajar.

En este sentido, el objetivo de la Seguridad Social es asegurar al trabajador la obtención de una prestación que compense aquella situación que le impide realizar su actividad laboral y le permita seguir obteniendo ingresos.

No obstante, el Real Decreto 84/1996, de 26 de enero, establece como uno de los requisitos para ser beneficiados de la prestación por IT, estar dado de alta o en situación asimilada al alta con carácter previo a causar la señalada baja. Por su parte el artículo 35.1.1º del Real Decreto señalado indica que los derechos y obligaciones inherentes a la situación de alta se producirán desde la fecha del inicio de la actividad.

Por lo tanto, si el trabajador no ha llegado a incorporarse a la empresa, el Tribunal Supremo ha tenido en cuenta otros aspectos más allá de los meramente técnicos. Ha tenido en cuenta la voluntad y la diligencia debida por parte del trabajador y ha decidido no dejarle desprotegido por motivos formales.

De esta forma, el alto Tribunal ha tenido en cuenta tres aspectos fundamentales. En primer lugar, el trabajador había pasado el reconocimiento de la empresa con el resultado de apto; en segundo lugar, la empresa, ya había cursado el alta previa para su incorporación el día posterior, y en tercer lugar, el trabajador el día antes a sufrir el accidente, acude a trabajar pero no le permiten acceder al no estar preparada la documentación necesaria.

Es preciso recordar que un aspecto determinante es que la baja cursada por la empresa se tramitara después de la fecha de efectos del contrato de trabajo. Por su parte, en la Sentencia se valora positivamente la diligencia del trabajador que acude a su puesto de trabajo en la fecha pactada; de forma que, de haberse tenido lista la documentación del trabajador esta situación, probablemente, no hubiera sido objeto de debate jurídico alguno, al haberle correspondido la prestación por Incapacidad Temporal como a cualquier otro compañero.

En este sentido, el Tribunal Supremo razona que no puede dejarse desprotegida una situación como esta, en la que el alta no se produce por motivos imputables a la empresa; culpa que provoca que el trabajador no pueda acceder a su puesto de trabajo al no haberse realizado los tramites necesarios para la incorporación del mismo.

En definitiva, se trata una vez más de una solución a un conflicto jurídico que se resuelve atendiendo al espíritu de la norma y al fin que ésta persigue, dejando a un lado formalismos que pueden llegar a desvirtuar la causa de existir de la propia Ley.

En sentido opuesto, debemos plantearnos las consecuencias de una resolución emitida por el más alto tribunal para la unificación de doctrina que puede sentar un precedente que puede ser beneficioso en el sentido más amplio y extensivo de la Ley; y que, sin embargo, haga patente la necesidad de delimitar la tendencia flexibilizadora de la aplicación normativa mediante nuevos mecanismos orientados a impedir que se produzcan concesiones derivadas de situaciones de hecho fraudulentas, llevadas a cabo con el único objetivo de sacar provecho de una visión más humanista de la aplicación normativa.

Fernando González.

Abogado DS Legal Group.