26-06-2017

¿Puedo recuperar lo abonado por la plusvalía municipal?


En la época de la ‘burbuja inmobiliaria’, el tributo popularmente conocido como plusvalía municipal que grava el incremento de valor que experimentan los terrenos de naturaleza urbana con motivo de la transmisión de la propiedad por cualquier título (herencia, compraventa, donación, etc.) era asumido por los contribuyentes, al obtener éstos importantes plusvalías en la transmisión de los terrenos con tal carácter.

Sin embargo, con la crisis económica sufrida, la situación anterior cambió por completo, llegando en muchos casos los contribuyentes a perder dinero con la transmisión, viéndose obligados pese a ello al pago del impuesto por la metodología empleada para el cálculo del mismo, motivo por el cual algunos obligados tributarios comenzaron a reclamar.

Gracias a ello, se ha obtenido el pronunciamiento del pasado 11 de mayo de 2017 del Tribunal Constitucional, declarando como inconstitucional el impuesto en aquellos casos en los que no se ha producido un aumento real del valor del terreno, afectando así esta consideración a la generalidad de contribuyentes.

Si bien, la resolución del Alto Tribunal no hace referencia a la posible confiscatoriedad del impuesto en aquellos casos en los que pese a haber existido un aumento en el valor del terreno, éste es inferior a la deuda tributaria que se exige, aunque algunas sentencias sí se han pronunciado al respecto favorablemente, permitiendo a los contribuyentes la aplicación de otra fórmula de cálculo diferente y menos gravosa a la prevista en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.

En cualquier caso, sea cual sea la situación, el proceso a seguir depende de la normativa local que sea aplicable, mientras que el plazo para interponer el recurso varía en función de si ha sido el Ayuntamiento el que ha realizado la liquidación del impuesto o si ha sido el propio contribuyente el que ha presentado la autoliquidación, siendo el plazo para el primero de los supuestos de un mes, mientras que para el segundo es de cuatro años.

Así, la recuperación de lo abonado por el impuesto se complica para aquellos obligados tributarios que en su momento no recurrieron o que de haberlo hecho obtuvieron un pronunciamiento desfavorable, bien vía administrativa, bien vía judicial, pese a que puedan intentar la misma a través de un procedimiento especial de revisión para actos nulos de pleno derecho o de un procedimiento de responsabilidad patrimonial del Estado legislador, pudiendo ponerse en contacto con este despacho si se encuentra afectado por cualquiera de las situaciones descritas con el objeto de estudiar su caso concreto, ser asesorado sobre el mismo y sobre las correspondientes líneas de actuación a ejercitar en aras de recuperar su dinero.