25-05-2021

¿Puedo seguir haciendo guardias si me han obligado a no hacerlas por riesgo de coronavirus?


Es una de las preguntas más frecuentes planteadas por los profesionales sanitarios en los últimos meses, ya que algunos de ellos, bien por sus circunstancias físicas personales, como la edad o alguna patología previa, o a causa de las complicaciones causadas por la Covid 19, se han visto relegados por los centros en los que trabajan a puestos de administración, siempre en pos de su protección.

Al ser la medicina y la enfermería profesiones vocacionales, en la mayoría de supuestos, los que forman parte de ella, quieren llevar a cabo la actividad primordial de la misma asistiendo a los enfermos, causándoles cierto rechazo la realización de actuaciones distintas a dicha tarea.

En lugar de preferir ocupar un puesto a priori más sencillo y cómodo, la mayoría de sanitarios prefieren estar en el área de riesgo y ayudar a los que más lo necesitan, a pesar de que ello les pueda ocasionar daños, incluso siendo éstos irreparables en algunos casos.

No obstante, pese a la naturaleza ya citada de la mayoría de este tipo de profesionales, teniendo en cuenta que la situación pandémica será circunstancial y que, como se ha referido, se exige para defender su integridad, sí que habrán de realizar esa nueva actividad designada, aun sin patologías y con la vacuna inoculada.

Siguiendo el protocolo del Procedimiento de Actuación para los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales Frente a la exposición al Sars‐Cov‐2 de 15 de febrero de 2021, la persona de riesgo en esta situación en la que nos encontramos es el calificado como “trabajador especialmente sensible”.

Este profesional, de acuerdo con lo establecido por el Ministerio de Sanidad, y con el conocimiento de la enfermedad en la fecha de emisión del protocolo, es aquel con enfermedad cardiovascular, incluida hipertensión, enfermedad pulmonar crónica, diabetes, insuficiencia renal crónica, inmunodepresión, cáncer en fase de tratamiento activo, enfermedad hepática crónica severa, obesidad mórbida (IMC>40), embarazo, así como aquellos mayores de 60 años.

El citado protocolo contiene anexos en los que se especifica qué actividades puede realizar cada uno de los profesionales según el tipo de patología, edad o embarazo, y el nivel de riesgo que conlleva dicha labor, y por tanto, si pueden realizarla en área Covid o fuera de ella.

Al ser la norma una orden ministerial es necesario acatarla. El sistema de prevención de riesgos laborales aplicado a través de esta hace que el profesional esté protegido ante cualquier circunstancia que pueda causarles un daño evitable e innecesario.

En DS Legal, contamos con los mejores expertos laboralistas que pueden asesorarle sobre cualquier duda que pueda tener acerca de la prevención de riesgos laborales o cuestión análoga sobre dicho asunto.

Álvaro Gutiérrez

Letrado DS Legal Group