28-10-2022

Una paciente reclama más de 23.000 euros por responsabilidad civil médica en una cirugía estética


La intervención tuvo lugar el 31/01/2019, consistiendo en elevación de pecho con prótesis premium (mamoplastia de aumento y mamoplastia de elevación mastopexia), por importe de 4.900 euros. El citado contrato contaba con garantía incluida como parte del tratamiento. Según tal garantía, quedaban a cargo de la clínica todos los gastos de cualquier reintervención derivada de una complicación durante el primer año. Además, quedó expresamente contemplado en este supuesto la posibilidad de infección y cicatriz. ¿Existió fallo en la responsabilidad civil médica?

En cuanto a los hechos, la intervención se llevó a cabo por una doctora especialista en cirugía plástica, estética y reparadora. El mismo día de la operación se dio el alta con diagnóstico favorable. En febrero de 2019, se retiró el vendaje, dándose el visto bueno al postoperatorio e indicando que se aplique aceite de mosqueta. A los pocos días la herida se infecta. Al no ser atendida en la clínica, la paciente acude a la Seguridad Social donde se indica: “herida abierta, no cerrada”, “infección de herida quirúrgica” y “deterioro de la integridad cutánea”. Se realizan curas desde 26 de febrero y el 2 de marzo de 2019, quedando la piel con una marca.

Reclamación de la paciente por responsabilidad civil médica

Se concreta la indemnización en los siguientes conceptos:

  • Los días de baja que le suponen a la paciente las curas de la infección, 8 días en total, a razón de 77.61 euros, que gracias a la juventud de la paciente no supusieron un problema más grave, 465,66 euros.
  • Los días que le costó recuperarse con posterioridad a dichas curas, a razón de 53,81 euros durante 7 días más que fueron necesarios para que la paciente llegase a un movimiento normal de sus brazos, y, por tanto, recuperase su vida normal, 376,67 euros.
  • Por el daño moral 31,32 euros diarios (cantidad mínima por incapacidad diaria) desde que se realiza la última visita a la doctora, 20/12/2019.
  • Por el daño estético, solicitan prueba pericial y reclaman inicialmente 1.203 euros por punto, solicitando de forma estimada 10 puntos: 12.030 euros.
  • El coste de una nueva intervención que intente reparar el daño: 2.434 euros.

Fue interpuesta la demanda por incumplimiento contractual, derivada de responsabilidad civil médica frente a la clínica y la doctora. El importe reclamado fue de 23.136,33 euros, intereses y costas.

Defensa de los demandados

Por otro lado, en la contestación se reitera la cuestión del contrato de medios y no de resultado; salvo que el resultado se pacte o se garantice. Así como que en el consentimiento informado se reflejaban como posibles complicaciones infecciones o cicatrices. También se indica que:

  • En la revisión del 18/02/2019, la paciente no llevaba la banda mamaria, que la doctora le recordó que debía usar.
  • Posteriormente, en la revisión del 04/03/2019, la cicatriz evolucionada correctamente y que el uso del aceite no habría estado contraindicado.
  • El 01/04/2019 se confirmó la buena evolución. Según la doctora, la única complicación que apareció fue una mínima dehiscencia de la cicatriz. Este es uno de los riesgos informados, consentidos y asumidos por la paciente. Además, curó al poco tiempo con el tratamiento pautado por la doctora.

Por su parte, el alcance de la responsabilidad contractual de las demandadas no es la misma. En un lado, la doctora, como profesional de la medicina, debe sujetarse a la que determina su responsabilidad civil profesional. En cambio, la clínica debe sujetarse a la que contractualmente se obligó con la paciente. En este sentido, deberá valorarse si se suscribió una garantía específica.

La complicación ocurrida es imprevisible e inevitable y no implica una mala práctica médica. Respecto de la responsabilidad que se reclama a la clínica, su compromiso contractual va más allá de la buena praxis médica: se obligó en forma de garantía de la operación a cubrir una serie de siniestros entre los que aparecería expresamente la aparición de cicatrices por el espacio de caducidad de 1 año desde la intervención.

Fallo de la sentencia

Por todo ello, se estima parcialmente la demanda. El fallo condenó a la sociedad por concepto de responsabilidad civil contractual por daños y perjuicios. El pago a la parte actora ascendió hasta los 10.598,28 euros y el pago de los intereses sobre dicha cantidad. No obstante, se absuelve a la doctora, aunque sí se le condena en costas junto a la clínica.

Beatriz Moreno

Abogada DS Legal