30-03-2016

Solicitan 6.000.000 € de indemnización por daños a un bebé


Madrid.- Los padres de un niño, que nació con graves afectaciones a raíz de un parto complicado, reclamaron al equipo médico del servicio de ginecología (médico y matrona), a la clínica y a la compañía aseguradora con quien tenían contratada los padres el seguro de salud privado, al entender que a raíz de un déficit asistencial por parte de este equipo médico que le atendió en el parto se le causaron unos daños irreversibles al menor provocando que naciera con graves problemas cognitivos.

En esta ocasión se trató de un parto múltiple de gemelos. El primer gemelo nació por vía vaginal. Cuando el segundo descendió, se observó que tenía presentación de cara occipitoposterior, por lo que era imposible que se continuara por dicha vía vaginal, y se procedió a una cesárea de urgencia. Finalmente el pequeño fue diagnosticado de encefalopatía por anoxia perinatal.

La familia reclamó inicialmente a través de un burofax la cantidad de 3.000.000 €,  documento cuya principal función era la de interrumpir la prescripción de la acción. A la vista de lo reclamado, el ginecólogo informó a su correduría de seguros, UNITECO PROFESIONAL, la cual inmediatamente comunicó a la Cía de Seguros del facultativo la gravedad de la reclamación.

DS Legal Group fue el despacho que asumió la defensa del médico. Los letrados se pusieron en contacto con él y le expusieron la forma de proceder para dar una correcta respuesta a los reclamantes.

Posteriormente, se inició un procedimiento civil consistente en una demanda de conciliación por la cantidad de 6.000.000 €, tal como se solicitaba en el cuerpo legal de la misma, por los perjuicios económicos y morales que les causaron por una presunta mala praxis médica durante el parto.

A pesar de aplicar el anterior Baremo de Tráfico, esta cantidad era muy elevada, porque se unían diversos factores: en primer lugar, el daño provocado durante la asistencia al parto, pues el niño en principio venía sano y en segundo lugar, porque el menor vivió 8 años, durante los cuales, el perjuicio económico familiar por tener que adaptar su vida a la del niño fue cuantioso, lo que se unió al daño psicológico de ver cómo iba degenerando la enfermedad del pequeño.

Al acto de conciliación acudieron todas las partes involucradas junto con sus representantes legales y letrados. La parte denunciante se ratificó en su escrito de demanda y por tanto en la cuantía de 6.000.000 €. No hubo acuerdo ya que el equipo médico aseguró en todo momento que no hubo signos de sufrimiento fetal en los registros efectuados antes de la cesárea, siendo corroborado por los informes periciales que se solicitaron por la defensa del facultativo a raíz de la documentación clínica disponible.

Puede sorprender que la parte demandante optara por la conciliación civil para conseguir la indemnización por daños y perjuicios, derivada de la responsabilidad civil profesional. La conciliación por vía civil es una alternativa a los largos procesos judiciales y podemos entender que este fuera uno de los motivos por el que los demandantes eligieran esta vía de resolución del conflicto. Sin embargo, la desorbitada cuantía solicitada era un obstáculo difícil de lidiar entre las partes y más existiendo informes periciales que indicaban que no existía mala praxis en el proceder de los profesionales sanitarios, pues otra de las características de la conciliación es que no interviene una tercera persona en la solución de un acuerdo, sino que son las partes las que tienen que ponerse de acuerdo.

Por todo ello, es esencial disponer de un seguro de responsabilidad civil profesional actualizado ante las futuras reclamaciones que ya se están empezando a solicitar, reclamando los pacientes indemnizaciones muy cuantiosas propiciadas por el nuevo baremo de circulación.

. . .  redacción @DSLEGALGROUP