06-05-2020

¿VACUNA PARA TODOS?... ESCENARIOS DESPUÉS DEL ESTADO DE ALARMA


Será la vacuna más cara de la historia. El número de muertes no supera los provocados por la viruela el  sarampión, la peste negra o la gripe de 1918, pero el mundo se ha detenido y la crisis económica no admite tregua.

Desconocemos qué laboratorio y país se atribuirá el descubrimiento. ¿El precio de la vacuna? Lo desconocemos, pero se tendrá que distribuir de forma masiva y a un precio asumible por los distintos gobiernos del planeta.

Con suerte llegará al mercado en el año 2021-22, pero su distribución, tendrá  que ser masiva y exigirá que los mecanismos del Estado permitan su adquisición y distribución para toda la población y además en tiempos razonables.

Esto nos plantea dos escenarios.

1º  El primero, sería una cesión de la patente a nivel mundial y a un precio asumible para todos.

El descenso de infecciones y el interés general para evitar un rebrote en cualquier rincón del planeta, puede ser la mejor de las garantías para que esto ocurra. Nadie quiere repetir la experiencia, ya hemos visto la asombrosa capacidad de propagación del virus y el inquietante rumor de una posible nueva ola de contagios.

En esta negociación deseada, la Unión europea y la Organización Mundial de la Salud juegan un papel fundamental.

2º  En el horizonte tenemos otro escenario, una tormenta perfecta entre burocracia e intereses económicos, donde algunos países, podrían tener ciertos privilegios y otros, problemas en el acceso a las vacunas o tratamientos.

Es un escenario inquietante, pero, ¿Podríamos solucionarlo?

Para salvar esta situación España tiene en la “recámara” dos herramientas jurídicas : Las licencias obligatorias y La expropiación

Ambas pueden utilizarse por razones de salud pública e interés general y se recogen también en la legislación europea e internacional.

¿Cómo funcionan las licencias obligatorias?

La Ley Española de Patentes, 24/2015, recoge esta figura en su artículo 95, donde se establece, que por razones de interés público se pueden suspender los derechos de quien tiene una patente, permitiendo a las autoridades, que fabriquen o compren los genéricos a un precio más barato. Es  decir, los derechos de la patente quedan en suspenso.

La Ley establece que existen motivos de interés público, entre ellos:
a) Cuando sea necesario iniciar, incrementar o generalizar la explotación del invento y sea de primordial importancia para la salud pública o para la defensa nacional.
b) La falta de explotación o la insuficiencia calidad, que implique un grave perjuicio para el desarrollo económico o tecnológico del país.
c) Las necesidades de abastecimiento nacional.

Este tipo de medidas se aprueban por Real Decreto y van acompañadas de una negociación y compensación económica al propietario de los derechos, que puede impugnar judicialmente si no la considera adecuada.

Como excepción y para poder aplicar la licencia obligatoria sin negociación previa, debe existir un estado de emergencia sanitaria. Pero si el laboratorio o farmacéutica garantizan el abastecimiento y el precio es razonable, no estaría justificada su activación.

¿Y si todo se complica, y si no hay otras alternativas?

Nos queda el último recurso, la expropiación de la patente:

La expropiación viene regulada en el artículo 81 de la ley de Patentes y permite que la invención caiga en dominio público y  “ pueda ser libremente explotada por cualquiera, sin necesidad de solicitar licencias, o con el fin de que sea explotada en exclusiva por el Estado, el cual adquirirá, en este caso, la titularidad de la patente”

Para activar esta medida deben existir razones de utilidad pública y social declaradas por Ley  y mediar una “justa indemnización”

Aquí entramos en terreno resbaladizo…y no es nada aconsejable, ya que implica la aprobación de una ley y el justiprecio de la indemnización para neutralizar el SARS-COV2 sería muy controvertido, por lo que acabaríamos litigando en los tribunales.

Estos instrumentos  jurídicos, aún no se han utilizado en España.

Pero llegado el caso ¿tenemos antecedentes internacionales?

Países  como Tailandia, Brasil, La India, Colombia o Ecuador han puesto en marcha estos mecanismos excepcionales precisamente con los antirretrovirales.

De hecho, Israel activó recientemente una licencia obligatoria frente a quien tenía la patente de un antirretroviral. Se hizo, ante el retraso en el suministro y para importar versiones genéricas, que  podía ser efectivas frente al Covid-19.

Personalmente este tipo de política la veo contraproducente, ya que puede desincentivar, las costosas vías de investigación por parte de los laboratorios e instituciones privadas. Pero ante  situaciones de salud pública…

Está claro que este camino lo tenemos que recorrer todos juntos y que el propio concepto de pandemia nos empuja a una solución global dejando al lado los intereses particulares de cada país y los mercantiles.  Pero antes necesitamos la vacuna.

 

 

Ramiro Urioste Ugarte
Abogado de DSLEGAL